El Padre en el Testamento Viejo y Nuevo

(Permítame decir inmediatamente que estos pensamientos fluyen de un punto masculino porque yo no puedo hablar cómo una mujer relaciona a su padre.)

Por casi todo mi vida yo había ignorado deliberadamente el conflicto que el Testamento Viejo presentó a mí el acerca del Padre, por ejemplo, cómo pudo un Padre Celestial tan amando y compasivo sea tan cruel en el castigo, exija la muerte de aquéllos que no estaban de acuerdo con Él o con los judíos, y escoge a un grupo de gente (una nación) encima del otro.  Después de esto, recuerde que Él creó a todas las personas, Él los engendró a todos.  Todavía, el idioma del Testamento Viejo presentó a un Padre quién estaba muy enfadado y celoso, que nunca se presentó amando y compasivo.

Mirando la historia parecería que los hombres habían adaptado las mismas actitudes que ellos lo experimentaron comunicando a ellos. Ellos también han estado enfadados y vengativos cuando otros no les escucharon y aceptaron su palabra, y ellos lo hicieron justamente en el Nombre de Dios. Ellos han usado el título de ser 'los escogidos' como un derecho para obligar a otros a su manera de pensar, en Su Nombre; persiguiendolos cuando no les uniaron, y hicieron todo esto en su Nombre. Ellos se pusieron dogmáticos con las leyes y observancias, la obediencia ciega exigente así como Él, en Su Nombre.

Nosotros no necesitamos sólamente mirar los tiempos del Testamento Viejo.  Los mismos sentimientos justos existen hoy.  Nuestras guerras religiosas en el mundo, y, de una manera diferente, en los Estados Unidos con nuestros fundamentalistas, muestran que nosotros no somos diferentes que ellos.  Cada lado exige que tiene la verdad absoluta acerca de Dios, y saben sin duda que Él Señor les ha ordenado a destruir el otro de una manera, por no creer y aceptar lo que ellos saben que Él les dijo.

Muchos de los líderes de la iglesia y evangelistas se puestos muy enfadado, incluso al punto de condenar al infierno y excomulgar a las personas, cuando ellos no se escuchan y ofrecen la obediencia total, y esto lo hacen justamente en el nombre del Padre o Jesús.

Una cosa que nosotros sabemos y conocemos hoy es esto: el Padre es el mismo, ayer, hoy y para siempre. ¿Él nunca cambia.  Si Él es ahora compasivo en la Nueva Testamento, entonces Él debe de haber sido compasivo en el Testamento Viejo. Nuestra pregunta es entonces, ¿que pasó que le dio un nombre tan malo?

Ésa no es una pregunta fácil para contestar, y lo que yo deseo compartir aquí va a tocar la superficie apenas, pero yo creo que puede ser el principio de un nuevo sentimiento y relación con el Padre.  Entonces, miremos un aspecto, la frase 'los escogidos.'

En el Nuevo Testamento nosotros leímos que Nuestro Padre gritó a toda la gente presente un día, que Jesús era su hijo querido en quien él era bien complazido.  A ser singularizado como uno querido, uno escogido, podría darle a Jesús una cabeza grande. Él podría sentirse que él era superior a todo el resto, mientras mirando hacia abajo a los otros, y condenando todos en el futuro en diferentes maneras verbal y nonverbal por no ser como Él.  Eso no pasó.  Él no se vio como uno separado de otros. Siendose hombre de amor, él sólamente quiso lo que uniría a todos, que es el amor.

Pero, ése no parece ser, en general, la actitud que la humanidad tendría seguir.  La mayoría de nosotros habría asumido que siendo privilegiados, nosotros éramos, entonces, mejores que el resto.  Aquella actitud habría causado la separación entre nosotros y ellos, mientras llevando al enojo, venganza, y deseo por el mando, sobre todo, cuando otros no eran listos a aceptar nuestro privilegio.

Esto es lo que parece a mí que pasó en el Testamento Viejo. Como resultado de tal actitud de ser los 'escogidos', todo lo que el Padre dijo a través de los Profetas se interpretó en otros términos a través de esos propios antiojos oscuros, En otras palabras lo que Él fue informado a haber dicho se cubrió con una actitud incorrecta, una actitud de privilegio

Recuerdo bien en mi propria vida despues habiendo experimentado la presencia y el amor del Padre, Jesús y Sofía en forma tan excelente, que comenzé a predicar esta amor a otros. Lo que no me dejo tranquilo fue el hecho que cada vez prediqué de cuantos nos amaron, las palabras salieron con gritos, aparentamente cubriendo los sentimientos de amor con el enojo adentro de mí. No tuve ninguna idea de lo que estaba pasando. Solamente mas tarde en la vida me dí cuenta cuanto enojo quedó en mí por no estar escuchado por otros, no entendido, no ser aceptado como un privilegiado hijo del Padre.

¿Yo estaba predicando un Dios de amor, y comunicando al mismo tiempo a las personas mis sentimientos de enojo, herida y venganza.  Que bolsa mixta de sentimientos.  Qué daño yo debo de haber causado en ellos. Y ellos fueron a casa para hacer el mismo a otros, ¿todo en el Nombre del Padre?  ¿No pudo el mismo ha pasado con todos aquéllos hablando para Él en su Nombre?

Cuando el amor y la compasión no es el centro de nuestros sentimientos y actitudes, entonces el enojo, venganza, mando, manipulación, leyes y dogma llegan a ser el centro.  Estas cosas más tarde no nos unen. Nos separan.  Solamente el amor y la compasión une, háciendonos unidos.  Solamente con aquellos dones estamos creados despaciamente como Ellos, compasivo como nuestro Padre Celestial, capaz de hablar en Su Nombre en una manera completa e integra.

Incluso tambien, estos pensamientos presentan un problema.  Si el Padre tenía que esperar por su profetas y lideres a ser sanado de todas sus heridas internas y enojos Él no tendría demasiados disponibles probablemente para hablar para Él. Obviamente, Él no esperó, ni en el Testament Viejo ni el Nuevo. Pero lo que parece claro es que nosotros, quién habla para Él, y nosotros, quién escucha, necesita ser consciente que la herida personal y enojo del profeta y lider pueden ser encarnados en las Palabras del Padre que expresamos.

Estos pensamientos no resuelven todos los aspectos individuales de este problema en el Testamento Viejo. Pero esto yo sé. Nosotros tenemos un amando y compasivo Padre, y que Él era así en el Testamento Viejo a pesar de lo que ha sido expresado en la Biblia.  Lo más cada uno de nosotros le permiten morar dentro de nosotros con estos dones, lo más ésos viviendo alrededor de nosotros llegarán a ser personas mas amables y compasivos como padres de familia y personas.

¡Nosotros oramos que Nuestro Padre se revelará a todos sus niños queridos en nuestro mundo   Nosotros oramos que Él lo hará de tal manera que se rectificarán los errores que se han pasado a nosotros acerca de Él, rectificarán con su amor paternal. Nuestro Padre, ¡alabado sea tu Nombre!

      

 Regrese a la Página del Padre Celestial